Recetas Panarras
comments 2

Pan de molde de espelta con avellanas y pasas

Pan rústico y dulce

Este pan de molde os encantará por su textura y sabor. La harina de espelta le confiere un color dorado precioso y las pasas y las avellanas aportan un contraste espectacular de sabor. Es ideal como tostada con aguacate y salmón, o queso crema. También endulzarlo con mermelada es una muy buena opción.

Ingredientes

  • 250 g de harina de espelta
  • 250 g de harina de fuerza
  • 250 ml de agua
  • 125 g de masa madre
  • 7 g de sal fina.
  • 7 g de levadura seca de panadero
  • 150 g de avellanas peladas
  • 150 g de pasas

 

Preparación:

Engrasamos ligeramente un recipiente de plástico cuadrado o rectangular con aceite de oliva (la forma cuadrada del recipiente nos ayuda a formar la masa) Reservamos.

En un bol mezclamos los dos tipos de harina, la sal, la levadura y la masa madre.  Añadimos tres cuartas partes del agua y con la batidora eléctrica amasamos a velocidad lenta (si lo hacemos de forma manual, amasaremos hasta que el agua esté totalmente integrada). Añadimos el resto del agua y seguimos amasando a velocidad media unos 10 minutos o hasta que nos quede una masa elástica y ligeramente pegajosa.

Engrasamos con un poco de aceite la superficie de trabajo y vertemos nuestra masa. La empezamos a trabajar con el método francés. Pasados unos 2 minutos, hacemos un hueco en el centro y le agregamos las avellanas y las pasas. Cerramos y seguimos amasando para que todos los frutos secos queden bien repartidos por toda la masa.

Colocamos la masa en el recipiente de plástico previamente engrasado, tapamos con un trapo de cocina y dejamos leudar unas dos horas aproximadamente en un sitio cálido.

 

Pasado el tiempo de fermentación, pasamos de nuevo la masa a la superficie de trabajo ligeramente enharinada. Amasamos un par de minutos para sacar un poco el aire y le damos forma alargada, tipo rulo.

Lo colocamos en un molde rectangular de 21 x 10 cm, forrado con papel de horno, lo tapamos de nuevo con un trapo de cocina, y dejamos reposar unos 40 minutos o hasta que nos doble el volúmen.

Transcurrido el tiempo, colocamos en el top de la masa algunas avellanas y pasas.

 

Precalentamos el horno a 220ºC.  Colocamos una bandeja en el fondo de todo del horno y cuando llegue a la temperatura especificada, vertemos agua en la bandeja.

Horneamos unos 30-35 minutos o hasta que veamos que el pan adquiere un tono dorado.

Sacamos del horno y dejamos reposar unos 5-10 minutos. Retiramos del molde y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Si lo cortamos a rebanadas y lo colocamos en bolsas herméticas aguantará unos 6-7 días. Podemos congelarlo sin problemas.

Como siempre, puedes dejarnos cualquier duda abajo en los comentarios. Si te ha gustado esta receta suscríbete al blog y no te olvides de seguirnos en facebook e instagram. 😉

2 Comments

  1. Carmen says

    Hola, quiero hacer el pan de molde de espelta con avellanas y pasas y en la receta pone que se necesita 125 gr. de masa madre, la receta para hacer masa madre no la veo, podría ponerme como se hace. Gracias y Saludos Carmen

    • Buenas Carmen,

      Prácticamente cualquier masa madre te sirve para hacer la receta que sea. Pero si no tienes ninguna, puedes hacer una masa madre de espelta:

      1º Día
      Mezcla con una cuchara en un bote transparente las siguientes cantidades:
      50 gr de agua
      50 gr de harina de espelta (blanca o integral)

      Dibuja una rallita en el bote para señalizar por donde llega la mezcla.

      2º Día
      Añade:
      50 gr de agua
      50 gr de harina de espelta (blanca o integral)

      Dibuja una segunda rallita por donde llegue la nueva cantidad de masa madre.

      3º Día
      Añade:
      50 gr de agua
      50 gr de harina de espelta

      En este punto, si la masa madre ha ido subiendo ya podrías usarla. Si ves que ha crecido el doble o casi el doble de como la dejaste, ya puedes usarla para hacer masa madre. Sino, puedes ponerle unos 25 gr de harina y 25 de agua un par de horas antes de hacer el pan.

      Si no te la encuentras subida, puede ser que las bacterias de tu masa madre estén muy hambrientas y se hayan quedado sin comida, para ello, desecha la mitad de tu masa madre y añade 100 gr de harina y 100 gr de agua. Así, seguramente puedas usarla a la mañana siguiente o necesites simplemente refrescarla con 25 gr de harina y 25 de agua un par de horas antes de hacer pan.

      No olvides comentarnos tus resultados o cualquier duda que tengas. ¡Un saludo! =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *