Recetas Panarras
Leave a comment

Pan de chocolate negro y blanco

Ideal para el desayuno o la merienda

La receta que compartimo con vosotros es un delicioso y crujiente pan hecho con chocolate negro y blanco.

Es un pan perfecto para los peques de la casa, la auténtica merienda de pan con un trozo de chocolate, pero ya incorporado en la misma masa.

Si queremos podemos hacerlo más sabroso, incorporando piel de naranja confitada, trocitos de pistacho, nueces o hasta frambuesa u orejones. Transformarán la receta base en algo mucho más jugoso.

Ingredientes:

Masa base

  • 500 g de harina de fuerza, y un poco más para espolvorear la superficie
  • 10 g de sal
  • 280 ml de agua
  • 15 g de levadura fresca
  • 20 g de mantequilla
  • 80 g de gotas de chocolate negro
  • 20 g de cacao en polvo
  • 80 g de gotas de chocolate blanco

 

Preparación:

Preparación de la masa:

Ponemos todos los ingredientes de la receta en un bol, excepto la levadura y el agua.

Poco a poco vamos añadiendo el agua y removemosla mezcla con la mano. El agua se irá integrando y la harina se transforma en una especie de arcilla seca y desgranada. Seguimos añadiendo agua conforme la mezcla se vaya secando, hasta incorporar toda la de la receta.

Seguiremos removiendo y no sacaremos la masa del recipiente hasta que ésta haya absorbido toda el agua. Podemos parar 5 minutos para descansar, a la masa le va bien este pequeño reposo.

Cuando la masa haya absorbido el agua y forme una especie de engrudo, la sacamos del bol con la ayuda de una rasqueta de plástico y la ponemos sobre la superficie de trabajo, ligeramente enharinada.

Procederemos a realizar un amasado francés, golpeando la masa ligeramente sobre la mesa de trabajo, estirándola y doblándola sobre ella misma. Cuando veamos que se rompe y se desgarra al estirarla, boleamos y la dejamos reposar unos 10 minutos. Retomamos nuevamente el amasado. Veremos que está más elástica y se trabaja mejor. Realizaremos este proceso de amasado y reposo unas 4-5 veces.

Cuando la masa ya tenga una textura suave y lisa, incorporamos la levadura y un poco de agua en el centro. Seguimos amasando hasta que la levadura esté totalmente disuelta e integrada, la masa quede bien lisa de nuevo y la podamos despegar perfectamente de la superficie de trabajo.

Ahora divimos la masa en dos porciones iguales. En cada una de las mitades, agregamos los ingredientes de uno  de los dos tipos de pan de chocolate y las volvemos a amasar cada una por separado.

Dejamos reposar las dos masas separadas , tapadas con un paño húmedo, durante unos 45 minutos.

Cada una de las mitades las estiramos en forma de rulo. Con una cuchilla afilada de pan o cuchillo hacemos un corte a lo largo de la masa de chocolate, pero dejando unida una de las puntas, separamos bien. Procedemos del mismo modo con la masa de chocolate blanco.

Juntamos con un poco de agua las dos puntas unidas de las dos masas y procedemos a realizar una trenza con las 4 partes. De nuevo juntamos el otro extremo con un poco de agua.

Colocamos en una bandeja cubierta con papel de horno y dejamos reposar una hora aproximadamente tapada con un paño húmedo. Así evitamos que haga corteza.

Precalentamos el horno a 250ºC. y colocamos en el interior una pequeña olla con paños mojados para crear vapor.

Cuando el pan esté listo, lo pulverizamos ligeramente con agua y lo horneamos a 220ºC unos 20 minutos.

Consejo: Podemos cortarlos a rebanadas y conservarlo en una bolsa tipo congelado unos 2-3 días. La corteza aguanta bien y la miga sigue tierna y muy aromatizada gracias al chocolate

Si te ha gustado esta receta no dudes en probarla y compartirla con nosotros abajo en los comentarios o en nuestra página de Facebook e Instagram 🙂

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.