Recetas Panarras
Leave a comment

Haz tu pan de espelta en casa

Pan de Espelta

Elaborar pan de espelta en casa es más fácil de lo que parece.

Pocas cosas hay que nos aporten tanto como el sencillo y humilde placer de elaborar pan en casa. ¿A quién no le gusta el olor a pan recién horneado?

Este aroma nos recuerda a la niñez, a cuando nuestros abuelos horneaban esas deliciosas hogazas en los tradicionales hornos que se encontraban en todas las casas payesas. Normalmente, hacían pan un día a la semana y preparaban suficiente para llegar a la semana siguiente. Con ese pan desayunaban, preparaban sopas, lo mojaban en leche…

Hoy en día, sin embargo, las cosas han cambiado. Podemos disfrutar de pan recién hecho todos los días de la semana a cualquier hora. De hecho, venden pan en establecimientos que ni podríamos haber imaginado antaño.

A diferencia de lo que la mayoría de gente cree, hacer pan en casa es sencillo. Y tampoco se necesita tanto tiempo para prepararlo. Elaborar pan en casa es como regresar al pasado pero con las facilidades de los tiempos de ahora. Tenemos hornos eléctricos o de gas que se calientan en un santiamén, mil moldes diferentes para repostería, todo tipo de harinas en los supermercados, levaduras de mil clases, etc.

Rebanada pan de Espelta

Por eso, hoy queremos demostrarte que preparar pan en casa puede ser fácil y divertido.Y si necesitas ayuda siempre pueden echarte una mano los pequeños de la casa, a quienes seguro que les encanta eso de amasar.

El pan de espelta que prepararemos hoy es un pan elaborado con harina de fuerza y harina de espelta. Las harinas elaboradas con granos diferentes al trigo suelen ser un poco más difíciles de manejar porque no son tan elásticas. Eso es debido a que tienen menos cantidad de gluten, la proteína que da elasticidad a la masa. Si le añadimos un poco de harina de fuerza ese problema se soluciona y podrás trabajar la masa cómodamente. La harina de fuerza contiene un poco más de gluten que la harina tradicional de trigo, pero si no la encuentras, puedes usar igualmente harina de trigo normal.

Ingredientes

  • 300g de harina de espelta
  • 200g de harina de fuerza
  • 250-300ml de agua tibia
  • 15g de levadura fresca
  • 1 pellizco de sal

Proceso de elaboración

En un bol grande, mezcla las dos harinas con las manos y deja un agujero en medio como si de un volcán se tratara. Introduce en ese espacio la levadura y la sal y añade lentamente el agua tibia. Con las manos, deshaz primero la levadura y después ve añadiendo agua y recogiendo la harina de los lados. Debe quedar una masa manejable, no pegajosa. Si ves que está muy seca, añade un poco de agua. Por el contrario, si ves que te ha quedado muy húmeda, añade un poco de harina.

Amasamos durante unos 10 minutos el pan de espelta con movimientos envolventes y hacemos una bola con la masa. La enharinamos un poco y la dejamos reposar al lado de una fuente de calor, tapada con un paño húmedo durante una hora aproximadamente. Mientras, precalentamos el horno a unos 180ºC e introducimos dentro un bol (apto para horno) con un poco de agua. Eso humedecerá el ambiente del horno y permitirá que la superficie del pan quede crujiente.

Cuando la masa haya doblado su tamaño, la ponemos en una bandeja para horno o en un molde para pan y dejamos que cueza durante unos 40 minutos aproximadamente.

Para saber si el pan de espelta está en su punto, debemos golpear la parte inferior con los nudillos.  Debe sonar a hueco.

Una vez horneado, lo sacamos del molde y lo colocamos sobre una rejilla para que no se humedezca la base. Cuando se haya enfriado un poco, podremos cortarlo en rebanadas y degustarlo con un buen chorro de aceite de oliva virgen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.