Ibiza tradicional
Leave a comment

Los increíbles beneficios del aceite de oliva para nuestra salud

Aceite de Oliva Virgen

Estamos seguros que has oído hablar de los beneficios del aceite de oliva. ¿Los conoces todos?

Desde hace un tiempo hasta hoy, se ha exacerbado el interés de la gente por alimentarse de una forma más nutritiva y saludable, de alguna manera como respuesta al incremento de la mayoría de los índices negativos de salud a nivel mundial.

Últimamente resulta evidente ver como muchas enfermedades serias se encuentran directamente vinculadas con las decisiones que toman las personas a la hora de alimentarse. De acuerdo a esto se ha creado una campaña de información bastante poderosa no solo hacia los alimentos que no se deben consumir, sino también hacia los que ayudan a mantener una vida larga y saludable.

En este panorama, las grasas juegan un papel muy importante, ya que no solo muchas forman parte de los alimentos perniciosos, sino que también hay algunas, como el aceite de oliva que brindan innumerables beneficios para la salud.

El aceite de oliva ha formado parte de las cocinas de hace miles de años, probablemente debido a su facilidad de producción. Este aceite vegetal, proveniente del fruto del olivo, se extrae por simple presión del mismo.

De acuerdo a su procesamiento, existen dos tipos de aceite de oliva: el refinado y el no refinado. El refinado pasa por un proceso de tratado en el cual se le agregan solventes y se le aplican altas temperaturas para neutralizar su sabor. Por esta razón, los fabricantes de este tipo de aceite no se preocupan mucho por la calidad del fruto, si estos no son tan buenos, igual el sabor no se va a ver afectado.

El aceite de oliva no refinado no pasa por este proceso. La producción de este aceite se resume solo en extracción y embotellado, sin ningún paso intermedio. En este caso, para asegurar la buena calidad del aceite, es necesario que las olivas estén en la mejor condición posible. Entre estos se destaca el aceite “extra virgen”, nombre con el que se denomina al aceite no refinado que presenta ciertos estándares de calidad y en el cual el sabor de la oliva se puede apreciar perfectamente. Este último tipo es el que presenta una mayor cantidad de nutrientes y, en consecuencia, mayores beneficios para la salud.

El aceite de oliva forma parte de grupo de grasas monoinsaturadas o grasas buenas. Este tipo de grasas en general tiene muy buenos efectos en el organismo y es por esto que son las que se recomiendan en los regímenes alimenticios sanos.

En cuanto a beneficios para la salud, el aceite de oliva tiene un puesto privilegiado.

En primer lugar, su consumo es fundamental para tener un corazón fuerte, ya que el aceite de oliva baja los niveles de colesterol total, colesterol malo y triglicéridos, mientras aumenta los niveles de colesterol bueno, lo que hace que las arterias se encuentren más limpias y libres de depósitos grasos. Además, está comprobado que su consumo baja la presión arterial sistólica y diastólica. Un curioso estudio también afirma que el aceite de oliva previene la depresión, ya que se cree que la misma y las enfermedades coronarias comparten algunos mecanismos similares en su aparición. De la misma forma, el aceite de oliva es considerado un poderoso antioxidante gracias a la vitamina E que proporciona al cuerpo. Esta propiedad es vital a la hora de prevenir y demorar la incidencia de cáncer en las células.

Igualmente, el aceite de oliva forma parte importante en cuanto al control de la obesidad. A pesar de ser alto en calorías, sus propiedades nutricionales y los beneficios que aporta al hígado y a la asimilación de grasas hacen que sea de gran ayuda para bajar de peso. Otro efecto positivo de la disminución del colesterol, de los triglicéridos y de la grasa corporal es la prevención y control de la diabetes. Adicionalmente, el aceite de oliva ayuda a bajar los niveles de glucemia en la sangre, lo cual baja la producción de insulina.

Por si fuera poco, el aceite de oliva también ayuda en la absorción de calcio, vital a la hora de prevenir la osteoporósis. Teniendo en cuenta la gran cantidad de beneficios para la salud, es primordial incorporar el aceite de oliva a la dieta diaria.

En este sentido, otro de los aspectos positivos del aceite de oliva es su facilidad de uso. Se puede usar frío para aderezar o caliente para cocinar, aunque si se hace esto último el mismo pierde su sabor.

Sin embargo, una de las maneras más deliciosas y fáciles de consumir aceite de oliva es simplemente vertiéndolo sobre una rebanada de buen pan. El pan y el aceite de oliva son piezas fundamentales de la dieta mediterránea, razón por la cual probablemente vayan tan bien juntos.

aceite de oliva y rebanada de pan fresco

¿Te gusta cuidarte? No hace falta mucho. Simplemente comprando un aceite de oliva de buena calidad y una hogaza de pan fresca, puedes mejorar significativamente tu salud, disfrutar de un desayuno energético y saludable para sentirte genial todas las mañanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *